Sin título-6

La huelga “general” del 20 de febrero de 2013, convocada por la Confederación General de Trabajadores Griegos, un sindicato oficialista vendido a la patronal, ha
sido una huelga más de carácter apaciguador. Ha sido una de las varias huelgas de un día que suelen convocar estos sindicatos de vez en cuando para apaciguar la rabia de la gente, para presentar este tipo de huelgas como una lucha contra el Sistema y sus resultados como una derrota. Su objetivo es obvio: hartar a la gente y hacerle acostumbrarse inconscientemente a la idea de que cualquier lucha colectiva y combativa es en vano.
Como se citaba en un llamamiento anarquista a la huelga de hoy, no nos hacemos falsas ilusiones acerca de tales huelgas. En concreto, esta ha sido otra huelga “general” en la que no participó una gran parte de los esclavos asalariados del sector privado. Muchos trabajadores en este sector no pudieron participar temiendo la represalia de la patronal. Entre ellos los trabajadores del metro y de los autobuses de línea de Atenas, por estar todavía bajo régimen de movilización civil, desde la represión de su huelga hace algo más de un mes. También, muchos trabajadores autónomos en el sector privado no participan en las huelgas (sobre todo en “huelgas” de este tipo) por tener la convicción de que no se va a conseguir algo.

Sin título-8
La manifestación más masiva se realizó en el centro de Atenas (más fotos http://www.social-revolution.gr/2013/02/20-2013.html). En realidad se trata de dos manifestaciones marchas diferentes. La del llamado Partido “Comunista” y la de los sindicatos de base o no, de los colectivos anarquistas, anti-autoritarios e izquierdistas, de las iniciativas de lucha y de las asambleas barriales. Unas 80.000 personas participaron en las dos de ellas, sin embargo, las dos carecieron de combatividad.
En la manifestación del Partido “Comunista” agricultores con dos tractores quisieron participar en la marcha. La Policía se lo prohibió, los miembros de este partido empezaron a negociar y regatear con ella, y al final se les permitió la participación sólo en la concentración pero no en la marcha que pasaría por el
Parlamento.
Después de la finalización de la segunda manifestación, hubo conflictos limitados entre algunos manifestantes y la Policía. También, un manifestante que sujetaba una bandera griega fue agredido por un grupo de personas por ser considerado nacionalista por ellas. Casi al mismo tiempo una camioneta de caudales fue atacada por manifestantes cuando su conductor aceleró haciendo maniobras para escapar, poniendo en peligro la vida de la gente que pasaba por ahí en aquel momento.
En Tesalónica, en la manifestación de los colectivos y sindicatos independientes participaron los obreros de la fábrica auto-gestionada Viomijanikí Metaleftikí (Industrial Minera). En Heraclión, un poco antes del comienzo de la marcha, un grupo de manifestantes numeroso se cruzó con un coche patrulla de la Policía y lo hizo volcar (foto). Después de la finalización de la manifestación, policías secretos atacaron de repente a manifestantes que se estaban marchándose, pegando a uno y reteniendo a tres de ellos. En Patrás, antes del comienzo de la manifestación huelguista (fotos), un grupo de manifestantes atacó a dos maderos motorizados. Uno de estos sacó su arma y blandiéndola se puso a amenazar a los manifestantes, antes de ser repelido por ellos.
En las manifestaciones de todas las ciudades había pancartas de solidaridad con el proyecto de autogestión de fábrica Viomijanikí Metaleftikí (Industrial Minera).

Más información sobre Grecia en: http://verba-volant.info/es/

Anuncios