OLYMPUS DIGITAL CAMERALa Federación Anarquista Ibérica de Euskal Herria quiere trasladar a la opinión pública su postura ante el paro, que no huelga, del día 30 de mayo.
En primer lugar, denunciar la actitud de completa desunión de los sindicatos, actitud que resta fuerza y contundencia al mencionado día de paro y proyecta sobre los trabajadores la sensación de que dicha movilización volverá a no servir de nada mientras la patronal y su gobierno cómplice se parten de risa y se frotan las manos al contemplar, una vez más, la desunión total de los trabajadores escenificada por los que dicen ser sus representantes.
En segundo lugar tenemos que denunciar así mismo que, mientras, por un lado se llama a los trabajadores a la movilización, por el otro se firman despidos, ERE-s y se educa a los trabajadores en el tristemente famoso: “Tu tranquilo que el sindicato te soluciona todo, tu sólo cotiza y vota cuando tengas que hacerlo, movilizándote sólo cuando te digamos.” El sindicalismo profesional ha creado en los trabajadores la sensación de que los sindicatos son asesorías laborales a las que hay que estar abonado para que te saquen las castañas del fuego y en los sindicalistas la de que el sindicato es una empresa en la que trabajan y los sindicato no son o al menos no deberían ser una empresa, sino una herramienta de lucha contra el capital y sus secuaces. Los sindicatos no están para luchar por los trabajadores, sino con ellos. Los sindicatos no han de fomentar la pasividad de los trabajadores, sino sus inquietudes, su interés por aprender a defenderse, deben ser una escuela de lucha, donde los trabajadores aprendan que si nadie trabaja por ellos, nadie debe decidir por ellos y que su propia emancipación será obra de ellos mismos o no será. Estamos ya hartos de que las cúpulas sindicales sin excepción alguna hagan y deshagan a su antojo, convoquen o desconvoquen huelgas sin contar para nada con los trabajadores. Exigimos un cambio en el modelo sindical que propicie cambios profundos en la manera de entender las relaciones entre patronal y sindicatos, capital y trabajadores y que devuelva a la clase trabajadora:
1º.- El orgullo de ser trabajadores.
2º.- La fuerza y la determinación que propiciaron las conquistas que el sindicalismo actual ha dejado morir.
3º.- La firme decisión de destruir este sistema basado en la explotación de unos sobre otros, de unos que mandan y otros que obedecen por un sistema basado en la libertad, la fraternidad, y el apoyo mutuo en el que todos seamos hombres y mujeres libres, libres para decidir como queremos vivir.
Para propiciar este cambio solo hay una forma, expulsar a las cúpulas sindicales, a los sindicalistas profesionales y hacernos con los sindicatos propiciando las secciones sindicales como forma de representación de los trabajadores ya que la representatividad ha de medirse, no por los votos (Comités de Empresa), sino por la afiliación y la militancia que es la que verdaderamente proporciona fuerza a lossindicatos.

¡¡Por la abolición del sindicalismo profesional!!
¡¡Por la lucha de clases y la emancipación de los trabajadores!!

fai-eh

Anuncios