Hoy más que nunca existe una profunda fractura social, ruptura que se ve, se palpa y se siente ya que hoy es más significativa esta nueva clase social (la del poder). Dicho así parece que es la vieja consigna de todos contra el poder y contra los poderosos, pues ellos tienen enfrente el pueblo hambriento de libertad, y esto es así solo en parte ya que ese nuevo Poder es como un cáncer que se extiende en la sociedad hasta llegar al indigente que vive en la calle; el Poder en la actualidad abarca todos los segmentos de nuestra vida. Si bien antes era el dictador con sus ejércitos y policías y el sindicato vertical con sus comisarios políticos en empresas y administración; hoy son los miles de políticos pastando en el pesebre del presupuesto en el gobierno, congreso, senado, diputaciones, cabildos, consejos, gobiernos autonómicos, ayuntamientos, mancomunidades, empresas públicas, etc. Con un único objetivo que es el de perpetuarse o alternarse para enriquecerse, saqueando al pueblo productor con recortes, ERES, despidos salvajes, reducciones de salarios, reducciones de prestaciones por desempleo, etc… Pero aparte de esta clase política (digamos de primera clase) está la otra que le hace el trabajo sucio, que son los comisarios políticos, directores, consejeros, vice consejeros, gerentes, etc… y aún hay más con una tercera fila de chupópteros, chivatos, espías y controladores que están incrustados como quistes en las administraciones para informar a sus superiores de los elementos más revoltosos, para informar al empresario de lo mismo. Todo esto, el Poder lo consigue mediante las elecciones democráticas, pues son un engaño ya que sirven para que los electos controlen, espíen y mantengan al pueblo obrero en
su redil como ovejas, articulando una serie de medidas encaminadas a controlar al pueblo como son las leyes, reglamentos, órdenes, decretos (tanto a nivel estatal como autonómico, local y hasta europeo) llamándose directivas para un fin que es el de mantenerse en el Poder eternamente; no obstante para aplicar ese poder y así ejecutarlo esta clase social tiene a su disposición ejércitos (tierra, mar y aire), un aparato judicial con jueces y demás calaña para aplicar las leyes que el poder vomita y publica a través de su prensa oficial como BOE, boletines de las comunidades autónomas, boletines provinciales, boletines de la comunidad europea y boletines de los ayuntamientos y bandos, mas no contento el poder con su bestial aparato de control y bajo la denominación del “imperio de la ley” están los policías nacionales, guardia civil, policías autonómicos, policías locales y ahora los vigilantes de seguridad antiguos matones de discoteca reutilizados para que, como nuevos rambos, controlen y pidan documentación y detengan y encañonen a los que se les discuta, ya no a las salidas de las discotecas, sino en la calle.
Pero aparte del poder político con su mega estructura está el poder empresarial que vive en la misma cama y a imagen y semejanza del poder político las empresas se articulan de la misma manera donde el empresario es el rey, con sus consejos de administración, y con sus elecciones democráticas para elección de los delegados sindicales comisarios políticos y con sus fuerzas de seguridad con seguritas y cámaras de vigilancia hasta casi en los retretes, con sus lameculos y chivatos y con su arma legal los ERES y los despidos “todo ello legalmente legislado por el poder político”, en esa inmensa cama está el sindicato obrero, al que se afilia el segurita y el policía y el político, y también el currito que cree que lo defienden; sindicatos corruptos que saquean al pueblo trabajador recibiendo comisiones por cada despido, por cada ERE, recibiendo comisiones por cada curso de formación y recibiendo su parte del pastel de la subvención pastando en el presupuesto del estado, de las comunidades autónomas de los ayuntamientos y cabildos que les dan miles de euros presupuestados anualmente, delegados sindicales espías de los empresarios que se gastan el producto del saqueo en drogas, comilonas, alcohol, prostitutas viajes etc. y aún les queda para sus bolsillos, jefecillos que se meten en la misma cama con el político, el segurita, con el CNI con la única finalidad de impedir la lucha leal del pueblo obrero; vemos como empresarios compran libremente a trabajadores a muy bajo precio en este mercado de esclavos que se llama empleo de las ETTs y del INEM que son auténticos escenarios mercado donde los trabajadores son expuestos para la puja de los empresarios a ver quién da menos
El poder económico que se dedica liberalmente a aumentar beneficios en contra del pueblo productor, empresarios que con la ley en la mano hecha por los políticos la aplican en su propio beneficio, bancos que dieron y dan créditos hipotecarios fáciles a los trabajadores por más del 100% del valor de la vivienda para después con el consentimiento del estado despedir a los trabajadores e impedir que los trabajadores pudieran hacer frente a los pagos para posteriormente sacarle la vivienda con el consentimiento del estado de los políticos, robo legal, atraco, violencia contra la clase obrera que no solo ha perdido su trabajo, sino también su vivienda, queriéndole sacar también su dignidad, el estado esta saqueando al pueblo recaudando dineros y bienes para dárselo a las empresas, aparte de las subvenciones, todo ello orquestado para impedir que la clase obrera se revele contra el poder y planificado para poder conseguir la docilidad del pueblo.
El poder de la propaganda que ya no se trata del BOE o de los diferentes boletines de la comunidades o provinciales o locales, sino de las televisiones, prensas, revistas, radios, por los cuales se pueden ver y oír programas basura para que el pueblo este más pendiente del grano que le salió en el culo de determinado personaje que de su propia desgracia.
El poder de la iglesia que le dice a sus fieles que tenga fe y que se calle la boca, que los interroga en confesión para informar de las confesiones quien sabe a quién, el poder de las sectas, donde por un lado es licito ir con un capuchón y la cara tapada y con una cadena con un crucifijo colgando o sobre el hombro en sus manifestaciones llamadas procesiones o es licito en nombre de cualquier religión taparse la cara e ir por la calle pero es terrorismo ir con al cara tapada a las manifestaciones, llamándonos antisistema, anticapitalistas, antiautoritarios… anti todo, y CLARO QUE SÍ: SOMOS ANARQUISTAS.
Este es el poder y cuando los anarquistas hablamos de poder hablamos de todo esto y más; no solo del rey y de sus ejércitos o del gobierno de turno ¿ y donde reside nuestra respuesta? en la ACCION DIRECTA, EN LA DEMOCRACIA DIRECTA, en que el pueblo se auto organice al margen de partidos, sindicatos oficiales y religiones, y actúe por cualquier medio, pues ya han quedado atrás muchas formas tradicionales de lucha (hoy prostituidas por el poder), ahora es el momento de atacar al sistema y no solo con el sindicalismo asambleario, sino en todos los sectores de la sociedad, asambleas contra políticos, contra empresarios, contra desahucios, contra la ley, asambleas ecologistas, asambleas de los barrios, asambleas de parados, etc…
Hay que destruir lo que está hecho. No vale nada de lo que existe. Y no tengáis miedo a la destrucción porque NO NOS DAN MIEDO LAS RUINAS, EL PUEBLO HEREDARA LA TIERRA.

Grupo Anarquista Perdigón

FAI 1Federación Anarquista Ibérica – FAI

Internacional de Federaciones Anarquistas – IFA