Son tiempos duros compañer@s. Es difícil encontrar las palabras que trasmitan nuestra indignación frente a los encarcelamientos políticos de lxs luchadorxs, iniciado el último 11 de julio.
Sobrevivimos en un Estado cuyas palabras de orden son la arbitrariedad y la violencia, y donde la ley y la constitucionalidad no existen. A nosotros, que nunca creímos en la justicia burguesa, lo que nos fortalece es el apoyo mutuo y las redes de solidaridad de y para lxs presos, prófugos y sus familiares, que se han formado en varios sectores de la sociedad civil.
Es urgente construir una campaña anticarcelaria nacional y fuerte, contra la criminalización de los movimientos sociales, de los luchadores y de las organizaciones de la clase trabajadora, y también por el fin inmediato de todos los juicios y persecuciones.
Untitled 2Para muchos es una sorpresa asustadora que el momento de mayor represión política desde la instauración del AI-5, se de en el gobierno del PT. Para nosotros, eso no es sorprendente, y solo es apenas la consecuencia lógica del juego estatal, pues quien acepta formar parte de la farsa electoral, automáticamente se coloca al lado de los torturadores. Un ejemplo es el actual Secretario de Seguridad Publica en Rio de Janeiro, que era agente infiltrado de la dictadura militar en el movimiento estudiantil, y así como también todos los torturadores y otros crápulas del régimen militar, continuo su trabajo sin grandes cambios, en el actual autotitulado “Régimen Democrático”. La farsa de la redemocratización está quebrada pues la misma Policía Militar que asesinaba en la Dictadura Civil-Militar es la que mata hoy, la que asesinaba en la Dictadura de Getulio Vargas, la que mataba con Arthur Bernardes y la misma que cazaba esclavos fugitivos e indios rebeldes. La represión no surgió en 1964 y no acabo en 1985.
Y en este continuo histórico de caza a los movimientos reales de lucha del pueblo, hoy las organizaciones anarkistas vuelven a ser criminalizadas, como lo fueron desde el ascenso del movimiento obrero anarkista brasileiro en la década de 1920. Lxs anarkistas siempre estuvieron organizadxs, actuando como instigadores de la lucha del pueblo desde el trabajo y la vivienda, y a favor del exterminio del Estado y contra la explotación. Nosotros, los anarkistas, fuimos y somos un peligro para el poder constituido, pues defendemos la negación de este – el poder popular- que no es obra de líderes, y si de un trabajo arduo y continuo de movilización y de lucha con el pueblo, incentivando su acción directa y organización revolucionaria contra el Estado y por un mundo nuevo, justo y libre. Y esa justicia que queremos. La que el pueblo practica en su lucha, es la que el pueblo decide y donde nadie queda para atrás. El poder popular niega el Estado y construye toda la organización social de forma federativa y de abajo para arriba, toda propiedad es colectivizada y el mismo pueblo reparte entre los trabajadores los frutos de su propio sudor. Sin Patrones ni Políticos mentirosos corruptos y corruptores, sin depender de las órdenes del Capitalismo Financiero Global. Llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones y con Tierra y Libertad nosotros construiremos la Comuna Popular de Rio de Janeiro.
En los términos del Estado burgués eso es absurdo, y por eso, para ellos, la persecución de los anarkistas es necesaria. Necesitan marcar la carne de toda una generación con la pasividad que tanto les gusta, aterrorizar a la juventud combativa con encarcelamientos “ejemplares”. Pero nosotros apuntamos a la espina dorsal de la reacción, en nuestro conocimiento de que no hay salida ni para su política ni para sus impuestas y miserables condiciones materiales y sociales. El Levantamiento Popular de 2013 llevo a la desesperación a todos aquellos que procuran mantener el “orden” actual, y trajo consigo una nueva materialidad política, lecciones estratégicas, nuevas posibilidades de victoria.
Untitled 3Nos solidarizamos con todos los luchadorxs y organizaciones populares que están siendo criminalizados por medio del sádico espectáculo policial-mediático, pues sabemos que el objetivo de toda esta persecución es reprimir a quien lucha y a quien cree que es preciso dar un BASTA a la explotación de la clase y a todas las opresiones.
Nos persiguen porque denunciamos el papel nefasto que cumplen las policías, porque estamos cansados de ser desamparados perdiendo nuestras casas, escuelas y hospitales para que media docena de capitalistas se enriquezcan durante los días de la Copa del Mundo.
¡Lxs militantes da OATL han participado cada día, en y con la organización del pueblo! ¡Y sabemos que no somos solo una organización! ¡Somos el pueblo en revuelta, somos el pueblo que no se calla! La OATL está en la calle porque el pueblo esta. No existe Estado ni Burguesía que pueda contener la legitima revuelta del pueblo, pues son ellos quienes provocaron la revuelta. La larga y amarga experiencia del pueblo hizo que el mismo crease sus armas de autodefensa y resistencia. La Acción Directa, las Okupaciones, Las Comunas, Las Huelgas y las Actos de Calle no fueron invención de los anarkistas y si del pueblo en lucha contra las opresiones. No somos y nunca desearemos ser los responsables de la revuelta popular pues somos unos más en la multitud indignada.
Es intolerable que dejemos pasar el terrorismo de Estado que asesina todos los días al pueblo negro y que con la misma brutalidad se vuelve contra lxs luchadorxs sociales. ¡Estamos al lado del pueblo!
¡Criminales son las leyes que defienden los enemigos del de la clase trabajadora! ¡La Criminalidad está en el color que acompaña nuestros cuerpos: piel negra, bandera negra, corazones negros! ¡Bandas Armadas son el Estado y el Capital que se aprovechan con métodos fascistas controlando nuestra vida, con soplones, agentes infiltrados y espionaje en las comunicaciones, persiguiendo y coaccionando y torturando a nuestras familias y a los presos y prófugos! ¡Quien comete los crímenes son las grandes Corporaciones Mediáticas, el Gobierno Federal, Estatal y Municipal! ¡No se puede criminalizar a un pueblo que se rebela y se organiza contra la explotación y la opresión de todos los días! ¡No se puede criminalizar la justa revuelta del pueblo!
Frente a toda esta ofensiva represiva concluimos que el único crimen es ¡NO LUCHAR! ¡Es preciso que tomemos nuevamente las calles! La presión popular es fundamental para desarticular la maquina represiva del Estado, denunciar el espectáculo forjado por las Grandes Medias para confundirnos, alienarnos y convencernos de que la lucha no trae cambios. Convoquemos a nuestras organizaciones, colectivos, órganos de base, gremios, equipos deportivos, grupos de abogados, asociaciones de barrio y a toda la sociedad civil. Hagamos visibles nuestros apoyos, denunciemos el terrorismo de Estado y, sobre todo, ¡salgamos a las calles!
¡¡¡LIBERTAD PARA TODXS LOS PRESXS Y PERSEGUIDOS POLITICOS!!!
¡¡¡FIN DE LOS JUICIOS POLITICOS!!!
¡¡¡NADIE SE QUEDA ATRAS!!!
¡¡¡EL ANARKISMO NO PUEDE SER ENCERRADO!!!
¡¡¡TODO EL PODER AL PUEBLO!!!
“Organización Anarquista Tierra y Libertad”

Untitled 4http://terraeliberdade.org

Anuncios