ANTE LA POSIBLE EXTRACCION DE PETROLEO FRENTE LAS COSTAS DE FUERTEVENTURA Y LANZAROTE MANIFESTAMOS NUESTRA OPOSICION POR LO SIGUIENTE: (gran parte de los datos has sido sacados de organizaciones ecologistas en la red)
El anuncio, por parte de José Manuel Soria, de imponer un decreto que reactiva el cuestionado proyecto de realizar prospecciones petrolíferas en aguas Canarias, perjudica seriamente las posibilidades de las islas de caminar hacia un modelo energético más independiente y sostenible.
Este hecho unido a otro decretazo con el que se retiran las ayudas a las energías renovables, son un claro desprecio a nuestras especificidades naturales e históricas, que hacen especialmente favorable la implantación de energías limpias y sostenibles. En realidad, lo que se pretende no es sino beneficiar a unos grandes monopolios que se empeñan en perpetuar un modelo energético basado en los combustibles fósiles que además de no ser renovables, son causantes del cambio
climático. De nada sirve la declaración de este año por la UNESCO como año “Año Internacional de la Energía Sostenible para Todos” y la urgente llamada de científicos y foros internacionales a frenar el actual modelo energético basado en esa bomba de relojería que tiene, además, fecha de caducidad.
La aportación de Canarias en la lucha frente al cambio climático es ya irrisoria, n sólo por su clara apuesta en favor de un desarrollismo desaforado (grandes infraestructuras de transporte, urbanismo…) sino por la escasa implantación de energías limpias (menos de un 7%, frente al casi 70% de Navarra), a pesar de las excepcionales potencialidades que existen en el archipiélago para el impulso de las renovables.
La biodiversidad de los mares de canarias y, en particular, de la zona donde se proyectan las prospecciones petrolíferas, así como la importante concentración de cetáceos en dicha zona, la convierten en una de las de mayor riqueza del planeta y digna de protección internacional.
En un primer momento Repsol realizará estudios geológicos y sísmicos para determinar si existe crudo en el fondo marino. En dichos estudios se han llegado a detectar niveles de intensidad sonora de 215 a 230 dB y los científicos establecen que 180 dB es el nivel límite para que puedan producir daños fisiológicos irreversibles en cetáceos. Posteriormente, tendría lugar la perforación de los pozos, para lo cual se emplearía una mezcla de minerales y productos químicos, arrojándose directamente al mar los residuos procedentes de la perforación, de tal forma que en la mixtura con las arcillas del fondo formaría un barro oleoso, el cuál, es mortífero para la fauna del fondo y, además sepultaría hábitats sumergidos. Si estas sustancias entran a formar parte de la cadena trófica, el ser humano podría verse afectado por graves problemas de salud, a partir del benceno (cancerígeno y depresor del sistema nervioso), del tolueno y xileno (crisis nerviosas, neumonía, debilitamiento, insuficiencia renal y hepática), cadmio (cancerígeno, daños renales y hepáticos), mercurio (envenenamiento), entre otros..
El lecho marino en las zonas donde se quiere explorar y, en su caso, explotar posibles yacimientos de petróleo y gas natural, entre las costas de Canarias y el continente Africano, tiene una profundidad de unos 1.500 m. A su vez la posible existencia de combustible fósiles podría estar a más de 2.500 m y el anuncio del gobierno aumenta esa profundidad a los 3500 m.
Hasta hace unas décadas, la detección y recuperación de petróleo en aguas profundas era auténticamente impensable. Actualmente, los últimos avances técnicos están permitiendo a las compañías petroleras intentar ir cada vez más lejos en su búsqueda de activos petrolíferos a cualquier precio. Esta estrategia sitúa a estas empresas en una posición de ventaja respecto a sucompetencia y respecto a sus accionistas, que ven como sus acciones suben ante los anuncios de descubrimientos de nuevas reservas o concesiones, por muy alejadas que estas estén y difíciles sean de extraer.
Sin embargo, los riesgos son enormes. La perforación de estos pozos petrolíferos en aguas profundas requiere de tecnología punta y grandes cantidades de capital. Las posibilidades de incidencias y accidentes, también son cada vez más altas, como se reconoce en un reciente dictamen de la Unión Europea.
Desgraciadamente tenemos numerosos ejemplos de desastres irreversibles. Quizás el que más repercusión mediática ha tenido es el hundimiento de la Deepwater Horizon en el Golfo de México, torre petrolífera semi sumergible, de posicionamiento dinámico y de aguas ultra-profundas, hasta 2.400 metros de profundidad. Deepwater Horizon era propiedad de Transocean y había sido arrendada por BP hasta septiembre de 2013. En septiembre de 2009 perforó el pozo petrolero más profundo de la historia hasta el momento, el yacimiento Tiber con una profundidad vertical de 10.685 metros, de los cuales 1.259 m eran agua, menos que el caso de las prospecciones frente a Canarias. Deepwater Horizon se hundió el 22 de abril de 2010 como resultado de una explosión que había tenido lugar dos días antes, provocando el segundo derrame de petróleo más grande de la historia con unas perjuicios medioambientales, económicos y sociales incalculables.
Más recientemente, el 31 de enero de 2012 se detectó un nuevo derrame de una plataforma de explotación marítima en aguas profundas frente a la costa de Brasil. Este reguero de petróleo en aguas brasileñas, según atestigua Inter Press Service, está ahondando aún más los temores sobre la seguridad de esta nueva frontera de producción de hidrocarburos. El derrame, según la empresa estatal brasileña Petrobras, fue originado por la rotura de una columna de producción del buqueplataforma de producción y almacenamiento Dynamic Producer, que estaba realizando ensayos de extracción. El escape tuvo lugar 300 kilómetros mar adentro del territorio del estado de São Paulo, a una profundidad de 2.140 metros en el océano Atlántico. Muchos expertos a partir de ahí reconocen que “el petróleo se derrama y es una actividad de riesgo”. Según el director de esta consultora en la medida en que se “agujerea” más profundo en el mar, la probabilidad de fugas aumenta. Por eso las autoridades deben instar a las empresas estatales y privadas a reducir la “brecha entre la tecnología de producción y la de prevención de accidentes”, esta última comparativamente “muy atrasada”. Cabe destacar que el derrame ocurrió en el bloque BM-S-9, o “Carioca”. El área es un 45 por ciento propiedad de Petrobras, que también es el operador del campo, 30 por ciento del británico BG Group y 25 por ciento de la española Repsol-YPF.
No podemos olvidar, la naturaleza volcánica del archipiélago. Si bien las prospecciones se producirían en la plataforma continental, los efectos de posibles erupciones submarinas de las que existen decenas de testigos en nuestras aguas periféricas, puede suponer un evidente factor de riesgo, tanto para la zona de explotación, como para la de tránsito. El accidente de la central nuclear en Japón es otro reciente ejemplo: no fue sólo el tsunami lo que provocó la catástrofe nuclear, fue la presencia de las centrales en un pais con tan alto riesgo sísmico. En estos casos se demuestra que una seguridad completa no existe y que la tecnología puntera no siempre es infalible y las consecuencias pueden ser devastadoras.
Entre el continente y las islas apenas hay un poco más de 100 kilómetros de separación y entre Fuerteventura y las zonas de prospección tan sólo 30 Km., por lo que los riesgos de vertidos pueden poner en automático jaque la industria turística, la calidad de vida de los isleños, el suministro de agua y la pesca, entre otros sectores posiblemente afectados.
En el caso del sector pesquero hay datos que evidencian una reducción en las capturas de peces de distintas especies en áreas próximas a prospecciones sísmicas. Por ejemplo, Bohne et al. (1985)midieron la abundancia media de algunas poblaciones de peces, observando una reducción de las mismas respecto a las poblaciones que existían en el Mar del Norte antes de la actividad sísmica.
La abundancia de estas poblaciones disminuyó un 36% para especies demersales, un 54% para especies pelágicas y un 13% para pequeños pelágicos.
Ahora bien, sería sobre todo el turismo, como principal actividad económica del archipiélago, el que se vería seriamente afectado; no solo por las consecuencias irreversibles que tendría la llegada de una marea negra a nuestras costas, sino por el simple hecho de que las costas cercanas a las plataformas petrolíferas dejarían de tener atractivo para los turistas. Ese ha sido el principal argumento esgrimido por los Cabildos de Lanzarote y Fuerteventura para haberse pronunciado en contra de las prospecciones y también de muchos sectores empresariales y sociales de canarias.
Debido a la importante dependencia del turismo en esas islas y al crecimiento exponencial de la población puede generarse un grave problema de abastecimiento de agua ante un posible accidente con el consiguiente vertido masivo de crudo, ya que esas islas dependen para la obtención de agua, de la desalinización del agua del mar.
Decir que la actividad petrolera dinamizará la economía de las islas es totalmente falso porque según el artículo 24 de la Ley 34/1998 que regula el sector de hidrocarburos en España, se establece que los derechos de los titulares de las concesiones de explotación de yacimientos de hidrocarburos, ya sean tierra o en el subsuelo marino, son exclusivos. Estos son el de realizar en exclusiva la explotación del yacimiento de hidrocarburos en las áreas otorgadas por un período de treinta años, prorrogable por dos períodos sucesivos de diez, es decir un máximo de cincuenta años. Además, los titulares de la concesión de explotación de yacimientos de hidrocarburos tendrán derecho a continuar las actividades de investigación en dichas áreas, con lo que la ejecución de pruebas sísmicas podrá continuar sin cortapisas, manteniendo la afección a los cetáceos de forma indefinida. Por último los titulares de la concesión de explotación de yacimientos de hidrocarburos podrán vender libremente los hidrocarburos obtenidos.
Por otro lado, hay que tener en cuenta los enormes costes del proceso de explotación. No es técnica ni económicamente factible utilizar plataformas autoelevables ni plataformas fijas, por tanto es necesario utilizar plataformas flotantes llamadas también semisumergibles de perforación o barcos perforadores especializados. Existen muy pocos barcos de este tipo en el mundo, lo que origina que su renta de alquiler se encuentre actualmente entre 480 mil y 530 mil dólares diarios.
La multinacional que se lleve la concesión intentará transportar rápidamente su petróleo de estas plataformas flotantes hacia la refinería más cercana de su propiedad para aportar al crudo valor añadido y comercializar los subproductos que es donde se podría ganar dinero en escenario de combustibles fósiles caros. En este caso el Grupo Repsol posee y opera cinco refinerías en España: en Cartagena, A Coruña, Petronor, Puertollano y Tarragona. Es decir, no tienen motivos para atracar en Canarias. Por tanto, la idea de que va a ser un revulsivo para la economía canaria es pura demagogia.
Es importante recordar que el Grupo Repsol deja a sus espaldas una gran cantidad de conflictos ambientales y sociales en países de América Latina y África, como Ecuador, Colombia, Argentina, Bolivia, Nigeria o Guinea Ecuatorial, en los que extrae el crudo, causando auténticos desastres. En muy pocos casos, por no decir ninguno, la población local se ve beneficiada; todo lo contrario, muchas comunidades locales e indígenas han sufrido todo tipo de presiones y agresiones por parte de Repsol.
Sin ir más lejos, esta empresa ha sido denunciada por cometer en los últimos 6 años ocho vertidos en el mediterráneo, así como numerosos accidentes en varios países americanos, como Ecuador, con el vertido en el 2008, de 14000 barriles en un importante Parque Natural.
Pero no solo cuestiones mediambientales y posibles impactos que puedieran causar, lo que si causaría de forma inmediata sería un aumento de los precios sobre todos los básicos por causa de la “¿BONANZA ECONOMICA?” lo cual atacaría de forma inmediata a la clase obrera que con el mismo salario tendría que hacer frente al aumento de los costes de los productos todo lo contrario,
muchas comunidades locales e indígenas han sufrido todo tipo de presiones y agresiones por parte
de Repsol.
Sin ir más lejos, esta empresa ha sido denunciada por cometer en los últimos 6 años ocho vertidos
en el mediterráneo, así como numerosos accidentes en varios países americanos, como Ecuador,
con el vertido en el 2008, de 14000 barriles en un importante Parque Natural.
Pero no solo cuestiones mediambientales y posibles impactos que puedieran causar, lo que si
causaría de forma inmediata sería un aumento de los precios sobre todos los básicos por causa de
la “¿BONANZA ECONOMICA?” lo cual atacaría de forma inmediata a la clase obrera que con el mismo salario tendría que hacer frente al aumento de los costes de los productos de primera necesidad.
EL GRUPO ANARQUISTA PERDIGON MANIFIESTA Y DECLARA:
-EMPRESA NON GRATA A REPSOL O LA QUE SEA LA ENCARGADA DE REALIZAR LAS PROSPECCIONES YA SEA EN AGUAS DEL REINO DE ESPAÑA O DEL REINO DE MARRUECOS
-EMPRESAS NON GRATAS A LAS EMPRESAS CONTRATADAS Y SUBCONTRATADAS POR LA CONCESIONARIA MATRIZ.
-ANIMAMOS, Y APOYAMOS, CAUALQUIER ACCIÓN DIRECTA Y DE SABOTAJE QUE TANTO DE FORMA INDIVIDUAL COMO ORGANIZADA SE REALICE EN LAS ISLAS CONTRA TODA ACTIVIDAD EMPRESARIAL Y COMERCIAL DE LAS EMPRESAS QUE TRABAJEN EN LAS PROSPECCIONES, Y ANIMAMOS A LOS TRABAJADORES DE LAS EMPRESAS A QUE REALICEN SABOTAJE A LAS MISMAS.
GRUPO ANARQUISTA PERDIGON