Como parte de los días de acción de la Asociación Internacional de los Trabajadores (AIT) contra la austeridad, la explotación y la opresión, la Solidarity Federation lanzará una campaña nacional contra el Workfare. Los días 29 y 30 de marzo las Locales de la Solidarity Federation llenarán de panfletos las empresas que usan el esquema de Workfare informando a los trabajadores sobre sus derechos. El 31 de marzo se elegirá una empresa nacional para ser objeto de piquetes coordinados a nivel nacional y de un bloqueo en las comunicaciones con el propósito de forzar a la empresa a dejar de usar el Workfare. El nombre de la compañía elegida será anunciado unos cuantos días antes del 31 de marzo para asegurarnos de que la empresa no se puede preparar contra las acciones previstas.
La Solidarity Federation lanza una campaña nacional contra el Workfare, ya que este esquema representa poco más que una forma moderna de trabajo esclavo. Bajo los variados esquemas de Workfare del gobierno, los trabajadores desempleados se ven obligados a trabajar gratis hasta seis meses sin garantía de conseguir un empleo después. Se les fuerza a trabajar en estos esquemas o se arriesgan a perder el abono de sus beneficios sociales.
El gobierno afirma que el Workfare proporciona a la gente una valiosa experiencia en el puesto de trabajo que les hará mucho más fácil encontrar empleo permanente. Pero esto no son más que mentiras. Incluso la propia investigación del gobierno descubrió que los esquemas de Workfare hacían más difícil, no más fácil, que los que buscan empleo encuentren trabajo.
Un estudio del gobierno del Reino Unido acerca del Workfare en USA, Canadá y Australia, descubrió que el Workfare puede reducir las oportunidades de empleo al limitar el tiempo disponible para buscar trabajo y al no proporcionar la formación y la experiencia que valoran los empleadores. El mismo estudio también descubrió que el Workfare es particularmente ineficaz a la hora de conseguir trabajo durante los periodos de desempleo alto.
Más que facilitar una formación real pagada que ayude a quienes buscan trabajo a encontrar empleos permanentes, el esquema de Workfare es una fuente masiva de trabajadores gratuitos para algunas de las mayores empresas de Inglaterra. El gobierno proyecta 250.000 colocaciones en Workfare, lo que representa millones de horas de trabajo obligatorio no pagado que las empresas utilizan para sustituir a su plantilla fija.
Por ejemplo, la empresa británica Holland and Barret anunció recientemente que tomarán a más de mil personas a través de esquemas de Workfare. Esto significará que se pondrá a personal no pagado a sustituir un enorme porcentaje de la fuerza de trabajo total de la empresa, que las estimaciones del año pasado fijaban en 3586 personas.
El gobierno planea extender el Workfare para asegurar que los parados puedan ser utilizados para sustituir a los trabajadores del sector público. En la actualidad están pilotando un nuevo esquema, el Programa de Acción de la Comunidad, que posibilitará que los Ayuntamientos y Departamentos del Gobierno comiencen a tomar parados bajo el esquema de Workfare. Debido a los recortes de austeridad del gobierno, se prevé que haya pérdidas de 500.000 empleos en el sector público a lo largo de los próximos cinco años. Está claro que el gobierno intenta usar el Workfare para rellenar los huecos que queden en el servicio público debido a estas masivas pérdidas de empleo.
El gobierno espera diferir alrededor de 850.000 personas a los diversos esquemas de Workfare hacia finales de año. El propósito del gobierno es usar los 6 millones de parados, según las estimaciones, como ejército de reserva sin paga; lo pueden usar para rebajar los salarios y las condiciones de la clase trabajad ora en su conjunto.
Pero el esquema de Workfare del gobierno está topándose con una oposición creciente. Ya la acción directa coordinada ha forzado a unos cuantos gigantes minoristas, tales como Tesco, a renunciar al esquema de Workfare.
La Solidarity Federation aspira a utilizar los días de acción de la AIT contra la austeridad, la explotación y la opresión para lanzar una campaña que se basará en las acciones exitosas ya adoptadas contra el Workfare. A lo largo de los próximos meses, esperamos construir una campaña de acción directa que fuerce a aumentar el número de empresas que se retiran del Workfare, dejando al gobierno sin otra opción que abandonar su intento de usar a los trabajadores en paro como mano de obra esclava.
Secretario Internacional de la SF-AIT

Anuncios