Reyero Bilbo“Dada la relevancia que los datos económicos han cobrado en nuestras vidas a partir de lo que han llamado crisis, o quizás por su insistencia en los medios de comunicación, ha habido movimientos que han pasado más inadvertidos en cuanto al avance de las ideas más reaccionarias. Quizá fuimos conscientes momentáneamente durante el intento de modificación del aborto que se impulsó desde el gobierno de la presencia activa de las estructuras de poder generadas a partir de creencias irracionales, pero ha desaparecido de los discursos políticos una crítica en profundidad a dioses e iglesias y una advertencia del peligro que corremos si no sostenemos la llama del espíritu crítico y racional.
Un papel protagonista entre estas iglesias lo representa la iglesia católica, que mantiene relaciones privilegiadas con el Estado al mismo tiempo que ha sido responsable de numerosos comportamientos criminales.
Trataremos de explicar estos dos aspectos de la realidad social, y al mismo tiempo intentaremos desmontar la perversa pantalla que cubre todas sus faltas: la caridad.”

Anuncios