Untitled 1¿QUÉ ES LA SALUD ANTIAUTORITARIA?
La Salud antiautoritaria son todos aquellos saberes del autocuidado y bienestar de nuestro cuerpo y forma de vida que no está ligada a ninguna institución pública y privada, que lucha intrínsecamente contra el poder de la medicina hegemónica totalitarista, en el dominio de las enfermedades y afecciones, contra las farmacéuticas, los laboratorios y todo aparato sanitario dominante que entorpezca nuestra libertad y forma de vida.
¿QUÉ BUSCA O PROMUEVE LA SALUD ANTIAUTORITARIA?
La Salud antiautoritaria promueve el autocuidado individual y colectivo. El autocuidado es un acto de vida que permite a las personas convertirse en sujetos de sus propias acciones. Por lo tanto, es un proceso voluntario de la persona para consigo misma. Implica una responsabilidad individual y una filosofía de vida ligada a las experiencias en la vida cotidiana. Busca una acción social directa donde la comunidad asume como propio el cuidado de sí misma y del ambiente que la rodea; busca aumentar el grado de autocontrol y el compromiso mutuo sobre la salud de las personas en el bienestar común y colectivo.
¿DIFERENCIAS ENTRE SALUD ALTERNATIVA Y ANTIAUTORITARIA?
A diferencia de la salud alternativa la salud antiautoritaria busca que la comunidad desarrolle su interdependencia y autonomía en la prevención y consumo de terapias y especialistas que reproduzcan a menor escala las prácticas de medicina tradicional totalitarista, donde no existe un compromiso social y transformador, como también la abolición de las prácticas de curación de carácter divino.
NUESTRO IDEARIO
El Proyecto SDA – Salud Antiautoritaria nace con el objetivo de trabajar por el bienestar físico, mental y social, como también por la integridad armoniosa con el medio ambiente.
Nuestro principal objetivo es desarrollar una salud integral y auto gestionada atreves de la investigación, atendiendo y previniendo las diferentes causas que entorpecen la libertad del individuo en el autoaprendizaje y al autoconocimiento para realizarse a sí mismos, en la independencia y el tratado de las enfermedades y afecciones como también en el trabajo y equilibrio con el medio ambiente, tanto físico, mental y social.
Consideramos que la salud debe ser fundamentalmente:
1-Libre
2-autogestionada
3-Integral
4-equitativa
5-TransformadoraUntitled 2 1-SALUD LIBRE
La Salud de todo ser no puede depender de ninguna Institución Burócrata y fascista estas han de traducirse en el sacrificio progresivo de la autoridad en beneficio de la libertad, Entendemos, por tanto, todos los modelos de salud inspirados en principios de autoridad, participación económica capitalista y excluyente, deben ser cerradas y abiertas para el bienestar de toda la comunidad.
La comunicación educativa debe fortalecer los conocimientos, aptitudes y actitudes de las personas para participar responsablemente en el cuidado de su salud en cual pueda optar por un estilo de vida saludable, facilitando su logro y conservación de un adecuado estado de salud individual, familiar y colectiva mediante actividades de participación social, apoyo mutuo y autogestión.
La Salud no ha de optar por la privatización ni de la participación de ningún financiamiento estatal ni “pública” o empresarial “privada”. La salud no puede ser un negocio, por lo que nuestros organismos y conciencias tampoco pueden ser mercancía al servicio de los estados, las farmacéuticas, los laboratorios y el resto del aparato sanitario dominante. Más bien se debe desarrollar desde y para la libertad progresiva de todo el bienestar de la comunidad.
Consideramos que la salud resuelta desde el autoritarismo es concebida como un sector estratégico dentro del sistema capitalista y es este mismo quien genera las enfermedades, ya que es un factor económico de gran significación, como parte de su estrategia. El ser humano enfermo es un factor determinante en la cadena de valor de la economía en el capitalismo. Por lo tanto. La promoción de la salud y la prevención de enfermedades, son obstáculos para sus fines de negocio y diseñan nuevas estrategias para que el mercado crezca y sea rentable.
Para ello, SDA – Salud Antiautoritaria impulsará proyectos cuyo objetivo sea una transformación para la salud, bienestar social ambiental, no tan sólo de reivindicaciones parciales. Se Debe Perseguir el cambio total desde los principios de apoyo mutuo y solidaridad de todo proyecto transformador para eliminar las relaciones de dominación y dependencia.
2- SALUD AUTOGESTIONADA
SDA considera necesario formar el sentido crítico y la autonomía personal. Para ello, asumimos los valores de renovación educativa de la salud, dedicados a cambiar la concepción mercantilista de está.
La autogestión de la salud es un desafío y una aspiración justa y necesaria en el conjunto de la sociedad y que requiere, sin duda, acciones vinculadas al desarrollo de la capacidad de organizarse en centros comunitarios y autogestionados.
Necesitamos facilitadores de la salud como hábiles conocedores de está, persona que no tiene porqué ser un profesional de una medicina hegemónica dominante, sino más bien quienes pueden facilitar las herramientas necesarias para que las personas puedan ser acompañadas en el proceso de “enfermedad” y progresivamente ser capaces de autogestionar su salud.
Esta nueva concepción necesita que los y las terapeutas interioricen ese nuevo papel de acompañantes y que pongan sus experiencias y conocimientos en común. Una oportunidad para que las múltiples medicinas y formaciones desemboquen en un continuo aprendizaje en equipo, donde las personas que asumimos el control de nuestra propia salud, seamos una pieza clave en la generación del conocimiento necesario para mantenernos sanas.
Puesto que es de prever que no contaremos con recursos del mercado ni del Estado, y puesto que queremos mantener la salud como derecho propio, es imprescindible poner en práctica un nuevo modelo Integral y autogestionado, donde toda la comunidad colabore para que la sostenibilidad de los centros de salud o particularmente abierta a toda la comunidad, no dependan de las aportaciones económicas de los enfermos, sino de la dignidad y compromiso de todos los vecinos. En ese marco es primordial que el propio profesional o facilitador de la salud, asuma que ya no necesita tener clientes o pacientes para llegar a final de mes, sino ejercer su compromiso con un sistema de salud antiautoritario, solidario y de apoyo mutuo.
No es posible una sociedad en libertad e igualdad sin personas conscientes, preparadas y capacitadas para atender y prevenir de manera autónoma, crítica y analítica. Se han de romper, por tanto, con los dogmas y los prejuicios. Hay que romper con la ignorancia para enfrentarse a un orden social injusto y abrir nuevos caminos a la autogestión.
Para ello, SDA impulsará proyectos cuyo objetivo sea la creación de movimientos y ligas para la salud autogestionadas. En éste sentido, recogemos la tradición de divulgación y formación de los movimientos críticos para promover la concienciación y las relaciones alternativas a la salud dominante. Untitled 3
3- SALUD INTEGRAL
SDA considera fundamental una formación completa e integral del individuo. Se trata de convertir la medicina en un desarrollo armónico y progresivo del individuo en los terrenos de lo intelectual, afectivo y social.
La salud integral no significa la acumulación forzada de un número infinito de nociones sobre todas las cosas. Es necesaria la formación, y la formación permanente, pero no para convertirla en un mercadeo perpetuo de la atención. Siendo el aprendizaje más productivo el autogenerado, se ha de hacer frente o triunfar sobre nuestra interminable marcha a través de las instituciones de salud. No ha de convertirse en la creación de nuevos negocios alrededor de la formación. Todo lo contrario, se trata de que la salud sea entendida como un impulso integral a todas las cualidades del ser humano.
Para ello se han de romper los estrechos marcos de la salud pública y privada. Se han de multiplicar los centros en los que se intenta llevar a la práctica todo un plan de atención permanente, integrando la vida social en las actividades cotidianas de la salud y practica al tiempo que empapando la sociedad de conocimiento, atención y prevención solidaria.
Para ello, SDA impulsará proyectos cuyo objetivo sea la inclusión en los aspectos de formación de nuevos contenidos y nuevos métodos, desde las experiencias de autogestión hasta la edición de materiales propios. Por tanto, se han de buscar nuevos métodos y se han de desarrollar prácticas medicinales Integrales dirigidas a todas las dimensiones de la salud.
4- SALUD EQUITATIVA
SDA considera que la Salud debe ser “en” y “para” la equidad. Conseguir una salud general e integral dirigida a todos debe ser el punto de partida para una atención que quiere ser preventiva, solidaria y autogestionada.
Si se busca un proyecto de cambio equitativo, no se ha de caer en la tentación de negar cualquier validez a las transformaciones pedagógicas y la posibilidad de irrumpir en el medio social actual con planteamientos alternativos. Se ha de conseguir vincular lo que se haga en los Hospitales o universidades con lo que se haga fuera de ella, consiguiendo que la realidad irrumpa tanto en salas como las aulas y, al tiempo, que la salud antiautoritaria empape la sociedad.
Para ello, SDA impulsará proyectos cuyo objetivo sean equitativamente gratuitos para todas las capas sociales y desarrollo de proyectos de colaboración y apoyo mutuo que pongan en cuestionen el conocimiento, la competitividad y el egotismo social. Así, frente al “programa oculto” de la salud mercantilista y autoritaria proponemos impulsar redes de aprendizaje alternativas que den la contra a la pedagogía autoritaria de la salud.
5- SALUD TRANSFORMADORA
SDA considera que la salud es un espacio de transformación social. Se ha de apuntar, por tanto, hacia el bienestar de los individuos libres y autónomos, como la preocupación por su medio ambiente y sociedad.
Desde la enseñanza tradicional se han impuesto modelos orientados a conservar las instituciones sociales de salud públicas como privadas y, por tanto, formando individuos estrictamente adaptados a la estructura que ejercen en sus ministerios y organizaciones gubernamentales. Se les enseña a ser buenos pacientes, en lugar de prepararles para cuestionar un sistema de salud injusto y desigual.
Las acusaciones que siempre se han hecho a la salud mercantilista en el sentido de que su objetivo es vender adicciones, enfermedades creadas por las farmacéuticas y cientos de medicamentos y utilidades rentables para negociar tu bienestar. En los modelos de la salud actuales las fuerzas económicas han sentado las bases para que los individuos se acostumbren a obedecer, a comprar y pensar según los dogmas sociales que nos rige los grandes monopolios de la salud internacional.
Y estos principios se basan en el Estado y en el Mercado, es decir, el culto a la autoridad y al dinero. Ambos son Dios y Patria de los nuevos tiempos como lo fueron de los tiempos anteriores. Siempre el culto al poder en sus distintas manifestaciones es lo que se transmite en las propuestas sanitarias. Prácticas de salud que por tanto se alejan en lo posible de una salud que practique y potencie la solidaridad el apoyo mutuo y la autogestión.
La salud debe alejarse de estos modelos. Debe aportar instrumentos de formación para la autoaprendizaje libre y responsable. Analizando las situaciones de injusticia y desigualdad, pero huyendo del adoctrinamiento y respetando al máximo el libre desarrollo de cada personalidad. Para ello la salud antiautoritaria ha de estar centrada en valores radicalmente transformadores.
Para ello, SDA impulsará proyectos cuyo objetivo sea una salud transformadora, libre solidaria y autogestionada.
“Es proponiéndose lo imposible como el hombre ha logrado siempre lo posible. Aquellos que se han ceñido prudentemente a lo que les parecía factible, jamás han avanzado un solo paso.”
M. Bakunin.
http://www.saludantiautoritaria.org/